Plantas imprescindibles para decorar tu casa

Plantas imprescindibles para decorar tu casa

 (6)

Parece mentira que no exprimamos al máximo uno de los recursos más sencillos y de menor presupuesto que existen para decorar una casa: las plantas. Sí, esos seres vivos que además de purificar el ambiente, nos hacen estar más cerca de la naturaleza e incluso –a menos que seas un “plantkiller” confeso– nos permiten disfrutar con su evolución y crecimiento.

Por eso hoy te traemos una selección de plantas que bien por ser especiales, por estar en tendencia o por la manera de colocarlas no deberían faltar en tu casa.

Árboles en casa

Es una de las tendencias más actuales y deseadas, aunque no por ello fácil de llevar a cabo. Y es que los árboles no son plantas de interior, por muy divinos que estos queden en el salón. Sin embargo, si consigues reproducir condiciones similares a su hábitat exterior, podrás lograrlo.

Así por ejemplo, el olivo, uno de los preferidos por su color y su porte, ama la luz y el calor como buen mediterráneo que es. Colócalo en un lugar soleado, cerca de un ventanal con orientación sur. Si se adapta, disfrutarás de él unos cuantos años pues es de crecimiento lento. Claro, que eso también requiere de tu paciencia si lo compras de tamaño bonsái y realmente deseas uno extra grande.

Más fácil de cultivar en casa son los bananos o plataneros –últimamente muy vistos en las redes–. La ventaja es que estas plantas tropicales disfrutan con las altas temperaturas de la casa, no así con su falta de humedad –algo, por otro lado, fácil de solucionar si colocas cerca recipientes con agua o pulverizas sus hojas de vez en cuando–. Además, estos árboles no requieren sol, una ventaja para casas con orientación norte.

árbol olivo para decorar el hogar

Ramas y brotes

Una opción más efímera que la anterior pero tremendamente atractiva. Unas cuantas ramas de un almendro en flor (o un prunus, por ejemplo) pueden decorar cualquier espacio durante unos buenos cuantos días. Quedan fantásticas creando un bodegón. Para ello, corta ramitas de diferentes tamaños y colócalas en recipientes variados –en color o altura, por ejemplo–. En estos casos, las jarras antiguas y los botes de cristal reciclados quedan fenomenal.

Si no ves factible conseguir ramas de árboles en flor, prueba con brotes de árboles como la higuera o el aguacate. Colócalos en recipientes llenos de agua para que echen raíces y mientras tanto, disfruta de sus brotes. El verde brillante de sus hojas resultará sumamente decorativo, además de poder moverlos a tu antojo por toda la casa.

decorar la casa con ramas y brotes de plantas

Crea una selva

Si las plantas que tienes no te dicen mucho por separado, plantéate agruparlas. Seguro que el efecto no te deja indiferente. Para que funcione debes tener en cuenta el objetivo: crear textura y altura en el conjunto. Lo lograrás combinando diferentes tamaños, especies e incluso tonos de verde.

Para crear alturas, ayúdate de elementos como las mesas auxiliares o los bancos, situando algunas plantas sobre ellos y otras, directamente en el suelo. Prueba también con maceteros de forja o madera, una tendencia que hemos recuperado de los años 80 y que arrasa. Como opción más novedosa y con marcado estilo industrial, opta por maceteros de hormigón. Los de fibra también están muy de moda y te aportarán una sensación refrescante y muy natural, perfecta para los tiempos que corren.

plantas para decorar el salón

Utiliza cactus y crasas

A pesar de ser la panacea para todos aquellos que se consideran negados con las plantas, también necesitan sus cuidados. O lo que es lo mismo: poco riego y mucho mimo. Son también plantas que ganan mucho en presencia si las agrupas, creando un conjunto variado.

Mientras son pequeños, una buena solución son los terrarios, muy fáciles de hacer y preciosos como centros de mesa. Si consigues que alguno de los ejemplares despunte y empiece a crecer como un poseso, mejor déjalo solo en una maceta y ponlo de protagonista en algún rincón. Quedará espectacular. A éstos les van muy bien las macetas de barro envejecidas, incluso con musgo.

cactus y crasas para decorar

Bulbo primaveral

Gracias a los bulbos, en casa también puedes disfrutar de flores espectaculares. Y conseguirlo es superfácil. Ni siquiera necesitarás tierra pues puedes usar cualquier recipiente con agua. Solo debes poner una base de piedras (o usar jacinteras) y colocar los bulbos sobre ellas, de manera que se mantengan en posición vertical. Rellena con agua pero no dejes que la base del bulbo la toque. En breve desarrollarán raíces y tallos. Después vendrán las preciosas flores.

Es importante –bueno, más bien es estético– que coloques los bulbos en grupo dentro de cada recipiente, así la explosión de color será realmente llamativa.

decoración con bulbos de plantas

Algo japonés: Kokedamas

Son plantas cultivadas en bolas de musgo y sustrato sin necesidad de usar una maceta. Importada desde Japón, esta técnica está calando entre los amantes de las plantas por las posibilidades estéticas que presenta, pues colgadas del techo impresionan.

Para hacer una necesitarás una planta, sustrato arcilloso, turba, musgo e hilo de algodón. Lo importante es elegir bien la planta, por lo que te recomendamos una de interior, que no requiera sol (para que sea compatible con el musgo) y preferiblemente de crecimiento lento, más que nada para que no tengas que trasplantarla en seguida. Mezclas 3 partes de turba con una de sustrato. La humedeces y formas una bola, donde introducirás la planta. Cubres la bola de musgo (mejor el “sphagnum”, vivo o seco, da igual) y lo aseguras con cuerda. Para regarla, simplemente sumerge la bola en un cuenco con agua cada semana o cada dos semanas. ¡Espectaculares!

kokedamas japonesas para decorar mesas

Plantas aéreas

Curiosas y fáciles de cuidar. Con esas características es difícil no resistirse a ellas, ¿verdad? Por algo estas plantas (llamadas epífitas) son perfectas para principiantes.

Tienen muy pocas raíces –las suficientes para que puedan agarrarse a algún soporte– y absorben la humedad gracias a unos pelillos que recubren sus hojas, por lo que una pulverización de vez en cuando es suficiente. Y sí, es lo que parece: no necesitan sustrato. Toman los nutrientes ¡del aire! –y del agua, claro–.

En la naturaleza pueden crecer sobre rocas, conchas o incluso ¡líneas de teléfono! Si sus hojas son verdes, requieren sombra y un clima templado. Si son grises, necesitan sol. Lo que está claro, es que las puedes colocar sobre cualquier soporte, por lo que incluso sin florecer son sumamente decorativas –con flores, ni te imaginas–.

plantas aéreas para decorar la casa

 (6)