Cómo guardar la ropa de cama

Cómo guardar la ropa de cama

 (4)

El sol es vida, y tras un frío y largo invierno todos estamos a la espera de que llegue la deseada primavera y con ella, sus colores, su luz y su calorcito. Y es que la primavera es el preludio del verano, de las vacaciones, de las terracitas y de las camisetas de manga corta.

El cambio de estación y de temporada lleva consigo muchos cambios, desde realizar nuevas rutinas o empezar nuevas actividades gracias al buen tiempo hasta cambiar y reorganizar el interior de nuestro armario –aunque a veces nos dé pereza–.

Para que te animes a reorganizar el armario y que puedas despedirte de la lana, de las mantas, y de los edredones vamos a darte unos pequeños consejos para que consigas reorganizar la ropa de cama sin que necesites comprar otro armario de Ikea.

El objetivo de reorganizar el armario es que tengamos a mano las prendas que vayamos a utilizar en la nueva temporada y guardar la ropa de cama de invierno que ya no vamos a utilizar en los próximos meses para cuidarla y protegerla lo máximo posible para que nos dure muchos años.

guardar la ropa de cama en armarios y estanterias

Pasos previos

Lo más importante que debemos hacer antes de guardar la ropa de cama es lavarla y secarla bien. Algunas prendas necesitarán un lavado especial, aconsejamos que se sigan las instrucciones de lavado del fabricante o si son prendas que requieren mayor lavado –como las mantas– recurrir a una tintorería para no estropearlas.

Ahora, una vez lavada la ropa nos surge la gran duda: ¿Dónde guardo la ropa de cama?, ¿Cómo guardo un edredón, una manta o las sábanas de invierno que ya no voy a utilizar en un tiempo?

¿Dónde guardar la ropa de cama?

Es fundamental elegir bien el lugar donde guardaremos la ropa de cama. Al tratarse de prendas que ocupan mucho espacio los sitios más comunes son el armario o el canapé de la cama, pero también puede ser muy útil utilizar cajas de plástico con gran capacidad de almacenamiento que podremos guardar debajo de la cama o en el altillo en caso de no tener canapé. Antes de guardar la ropa en estos sitios deberemos asegurarnos de que están bien limpios y secos.

cama con canapé para guardar ropa

¿Cómo guardar la ropa de cama?

Podemos utilizar la bolsa o el envase en el que venía el edredón, la manta, el nórdico o las sábanas de invierno cuando los compramos, para darle más protección. Para que la ropa huela bien cuando la vayamos a volver a utilizar podemos utilizar unas bolsitas especiales que evitan que cojan malos olores.

Otra opción que está de moda es utilizar bolsas para envasar al vacío, dado que se trata de prendas con gran volumen donde la mayoría es aire –edredones y nórdicos–, se puede ganar mucho espacio si optamos por envasarlos al vacío. Únicamente necesitaremos una bolsa especial –las podemos encontrar fácilmente en Amazon– con una apertura para hacerle el vacío con un aspirador –por ejemplo– y reduciremos su volumen considerablemente (más de la mitad).

Si utilizamos bolsas de vacío podremos guardar los edredones y los rellenos nórdicos en cualquier sitio ya que no necesitaremos casi espacio para almacenarlos, el resultado y el ahorro de espacio es espectacular. Otra ventaja de utilizar esta técnica para guardar la ropa de cama es que al hacerle el vacío evitaremos que cojan malos olores.

bolsas al vacío para guardar ropa de cama

Clasificación y orden

Si tenemos una casa grande y con muchas prendas de ropa de cama será muy útil que las clasifiquemos antes de guardarlas y que establezcamos un orden. Así, nos facilitaremos con el nuevo cambio de temporada encontrar rápidamente lo que andamos buscando.

Por ejemplo, podemos clasificar las prendas por tamaño de cama o por tipos (mantas, sábanas, edredones, etc). Si vamos a guardar la ropa en cajas de almacenaje de plástico poner etiquetas o pegatinas nos ayudará a saber que hay dentro sin necesidad de tener que ir abriéndolas.

ordenar la ropa de cama en el armario

 (4)